Pongamos sobre la mesa un tema incómodo pero que alguien debe atreverse a abordar. Lo diré en una frase: los profesionales del sector Wellness no apuestan por la creatividad ni por el futuro porque tienen terror al fracaso.

El sector Wellness progresa con determinación y las cifras estadísticas tanto históricas como previsibles son prueba de ello, pero podría hacerlo mucho mejor y más deprisa si los profesionales que lo conforman creyeran más en su parte intuitiva y la trabajaran seriamente desde un punto de vista empresarial.

Los profesionales del sector desean novedades, pero contrariamente se comportan de manera sorprendentemente conservadora.

Todos los años terapeutas, directivos y personal de apoyo acuden a congresos y ferias para que sean los proveedores, consultores, medias u otro tipo de colaboradores quienes les muestren las nuevas tendencias y la solución para sorprender a sus clientes finales.

De este modo al delegar en terceros la innovación y el futuro del sector los profesionales creen evitar el riesgo de hacer algo nuevo y equivocarse en primera persona.

Pero esta desidia creativa provoca una falta de identidad en los negocios Wellness que acaban siendo asimilados en imagen corporativa por las marcas de sus propios proveedores y no representa en modo alguno quienes ellos son realmente.

¿Y entonces, cómo elegir entre un centro u otro si todos ellos y las propuestas que ofrecen al público final se parecen demasiado entre sí?

Los clientes finales acaban apostando por aquellos lugares que les ofrecen algún tipo de comodidad o ventaja económica ya que hacer comparaciones es una práctica fácil cuando todo lo que se ofrece es parecido.

Son apenas una reliquia los centros que el cliente elige por su singularidad y en los que la elección no se realiza por precio, cercanía u otro tipo de comodidad, sino que el cliente los elige porque desea realmente vivir esa experiencia particular y no otra.

Con el futuro pasa lo mismo, los profesionales aceptan mejor lo ancestral que lo futurista, porque los siglos de historia avalan los resultados y mentalmente no les supone riesgo alguno poner en marcha algo que ya ha sido probado por otros anteriormente.

Lo nuevo, lo diferente, lo desconocido prefieren dejarlo para cuando ya haya casos de éxito que les garanticen la parte económica.

Y nosotros no negamos que la prudencia es parte importante de los negocios de éxito, pero también lo es aportar una parte prudencial de la cifra de negocio a lo diferenciador, lo auténtico y lo genuino.

Ofrecer algo que no tiene nadie te ofrece la libertad de establecer tu propio pricing y de defender tu negocio sin tener que mirar a un lado y a otro de la competencia.

Actualmente, apostar por opciones futuristas o creativas es para unos pocos en nuestro sector por una cuestión de falta de confianza y es normal que se vea así cuando la novedad viene de fuera, pero ¿y si pudiera venir de dentro y dependiera de nosotros mismos? Eso cambia mucho la perspectiva, porque cuando eres tú quien innova, tú tienes el control total para hacerlo a tu ritmo y modular los resultados.

INNAT cree que hay mucho talento ahí fuera que desea salir a la luz, pero que necesita un empuje externo que les ayude a dar el paso inicial.

Nosotros somos un ejemplo claro de apuesta por lo diferente en el sector Wellness y tras una década de ensayos continuos sabemos de errores y de éxitos en primera persona.

Este es el motivo de haber creado una iniciativa que nos permita replicar nuestro modelo a fin de que quienes lo deseen empiecen su labor allí donde nosotros la dejamos y no tengan necesariamente que empezar desde el principio.

Esta vez nos gustaría tender la mano a quienes deseen empezar proyectos inspiracionales, basados en ideas que aún no tienen trayectoria en el mercado y que tienen miedo a enfrentarse solos a esta nueva aventura.

Nuestro Programa Superior en Gestión y Creatividad en Negocios del sector Wellness pretende ser la antesala de nuevos puntos de vista profesionales, de nuevos proyectos empresariales, y de nuevas oportunidades de negocio.

Sabemos que formarse es el primer paso para dar un salto cualitativo y cuantitativo en la carrera de los profesionales. Por ello, hemos creado el programa perfecto para cubrir los aspectos que hasta la fecha no se han vendido tratando en iniciativas formativas existentes en el mercado: la creatividad y la innovación. Si todo ello lo unimos a nuestra especialidad en ventas aplicadas al sector Wellness, cuyos resultados podemos avalar por los más de 4000 alumnos que han pasado por nuestro curso “¿Tú vendes, o te compran?” nuestra propuesta se convierte en una fórmula realmente potente para la consecución de resultados exponenciales en cuanto a cifras de negocio se refiere.

Octubre de 2021 marca el inicio de la actividad de Creating Dreams desde donde esperamos poder ayudar a muchos profesionales en el impulso de su carrera y en la rentabilidad de sus proyectos.

Si eres profesional del sector Wellness y deseas saber más sobre nuestras propuestas, visita la web de Creating Dreams haciendo click aquí.

Leave A Comment